SAFO

52 Bergk

Se ha ocultado ya la luna
y las Pléyades también; está
la noche mediando, la hora pasa y pasa
y yo estoy acostada, sola.



Traducción: Pedro Ignacio Vicuña
 

FRAGMENTO 16

que un ejército a caballo dicen unos; otros, que de infantes
y otros que de naves, que sobre la negra tierra
es lo más bello; yo en cambio
digo que es aquello que se ama.

Y es tan fácil que todos
lo comprendan, porque la más bella
entre todos los humanos, Helena,
abandonó a su hombre, el mejor,

y se fue a Troya en una nave,
ni siquiera de sus padres ni su hija
se acordó, seducida por

Cipria Afrodita…
……………
Eso me hace recordar a mi Anactoria ausente

Quisiera ver su paso amable,
el luminoso el brillo de su rostro
en vez de ver los carros lidios
y los soldados cubiertos de armas.


Traducción: Pedro Ignacio Vicuña
 
 
1

Inmortal Afrodita de irisado trono
hija de Zeus, mañera, te suplico:
ni a tormentos ni a angustias me sometas
Señora, el corazón;

mas ven, si es que en otros tiempos
percibiendo mi voz a la distancia
me escuchaste  y dejando la casa de tu padre
dorada viniste

apenas  uncido el carro; hermosos te guiaban
por sobre la oscura tierra ágiles gorriones
batiendo sus tupidas alas, desde el cielo,
atravesando el éter;

y en seguida llegaron, oh bienaventurada
con tu rostro inmortal sonriente,
preguntabas por qué de nuevo estoy sufriendo,
por qué otra vez te llamo,

qué quiero ,  por sobre todo,  para mí enloquecido
corazón; ¿a quién debo de nuevo persuadir
y  conducir hacia tu amor?, ¿quién pues,
oh , Safo, te hace daño?;

ya que incluso si hoy huye, pronto perseguirá;
si no acepta regalos, en cambio los dará;
y si no ama, ya pronto habrá de amar
aun cuando ella no quiera.

También ahora ven a mí y líbrame
de penosos desvelos; cuantas cosas
mi corazón desea, realízalo; tú misma
combate junto a mí.

Traducción: Pedro Ignacio Vicuña 
  
31

Ese me parece igual a un dios,
el hombre sentado frente a ti
que de cerca, mientras hablas dulcemente,
escucha

y también mientras ríes deseable, eso
hizo saltar  mi corazón dentro del pecho;
porque si te miro a ti un instante,
no me es posible hablar

mi lengua se hace trizas en silencio,  un fuego
sutil corre por debajo de mi piel,
y con los ojos nada veo, me zumban
los oídos,

me recorre un sudor frío y un temblor
me atrapa entera, y estoy más verde que la hierba
que necesito morir ya
me parece.

Mas todo es soportable {así pobre como soy}

Traducción: Pedro Ignacio Vicuña



28

Góngila, te lo suplico
muéstrate envuelta
en el manto blanco como leche,
que regrese otra vez, bella mía, el deseo
que aletea;
Esos velos encantaron a los a quienes los miraron
y yo me regocijo; porque la misma Cipria
te desea, esa misma que yo llamo en mis plegarias.

Traducción: Pedro Ignacio Vicuña


 105ª

Como la manzana dulce que se vuelve roja allá en la altura,
en el extremo más alto de la rama,
la que fue olvidada al cosechar;
no es verdad que la olvidaran, es que  no pudieron alcanzarla

 Traducción: Pedro Ignacio Vicuña

30

como una flor de oro tiene su figura  
la niña que yo tengo, mi Cleide amada,
y no la cambiaría
ni por toda Lidia
ni por la famosa Lesbos.

 Traducción: Pedro Ignacio Vicuña


6 (94 L-P)
en verdad, quiero, estar muerta;
se fue llorando amargas lágrimas

diciendo:
“cuántos sufrimientos nos aquejan
Safo; juro que dejarte me atormenta”

“vete en paz”,  le respondí, “y acuérdate
de mí, ya sabes cómo te he mimado”

y si es que acaso lo olvidaste
te puedo recordar cuánto gozamos juntas

A mi lado muchas coronas
de rosas y violetas  te ceñiste al cuerpo

y alrededor de tu suave cuello
cuántas coronas de rosas y violetas,

cómo bañabas tu cuerpo perfumándolo
con abundante y regio bálsamo

y cómo reclinada en blandas camas
saciabas los  punzantes deseos de las mozas

y no había lugar sagrado
del que estuviéramos ausentes
ni arboleda…

Traducción: Pedro Ignacio Vicuña

55

………Sardes
Pero puesto aquí su  pensamiento

……………………………….
… a ti como a una diosa aparecida
Y con tu canto sobre todo gozaba;

Pero ahora entre las mujeres Lidias se destaca,
Como la rosada luna al ocaso del sol,

que a todas las estrellas sobrepasa y
en derredor su luz derrama
sobre el salado mar y la florida tierra,

y es bello el rocío vertido
y se abren las rosas y la milenrama
y el trébol florecido.

Y recordando a la dulce Atis
Se atormenta, la pasión carcome su
Alma fina y su corazón

Y nos llama a gritos que acudamos
Mas la noche guardiana no deja
Su voz pasar sobre el mar.

 Traducción: Pedro Ignacio Vicuña


69

Tienes cuerpo saleroso, ojos brunos
y se derrama Eros por tu bella cara;
en ti puso Afrodita lo mejor

Traducción: Pedro Ignacio Vicuña

85

Eros, ese que desarma, me estremece,
reptil inmóvil de dulce y agraz, Attis
pero tú ya me dejas
vas volando hacia Andromeda.

Traducción: Pedro Ignacio Vicuña 


133

Oh, hermosa, oh dulce, contigo juegan
 las Gracias de rosados tobillos
y la dorada Afrodita

Traducción: Pedro Ignacio Vicuña


Fragmentos 174, 175, 176, 177, 178, 179, 180

más blanca que la leche
más suave que el agua
más melodiosa que la lira
más airosa que corcel
más tierna que una rosa
más dócil que delgado velo
más valiosa que el oro

Traducción: Pedro Ignacio Vicuña

No hay comentarios: